Nuestros patos Moulard y su crianza

El cruce entre el pato de Barbaria y la pata común darán el resultado del nacimiento del Pato Mulard.

El pato Barbaria y el mulard permiten obtener con mayor rapidez un hígado de excelente calidad. 

Éstas son las dos razas que se usan en la actualidad, puesto que el mulard es el que produce el mejor hígado y el Barbaria produce una carne más abundante.

El crecimiento del pato destinado al embocamiento es muy importante. Es necesario un buen desarrollo del esqueleto, una buena musculatura, un buen plumaje y un excelente estado sanitario. 

Los patos productores de hígado pasan por varias fases de proceso de crianza:

1. Deben criarse de forma normal hasta la octava semana.

2. Pasado este tiempo se someten a un proceso de “preguiaje” en el que el pato se acostumbra a ingerir la ración cuotidiana de maíz en una sola comida, para así prepararles el aparato digestivo para el siguiente proceso.

3. A las 12 semanas empieza el embuche y pasados 15 o 20 días el hígado alcanzará el peso de entre 400 y 900 gramos. El animal pasará de los cinco quilos.

4. El pato ya esta listo para consumir. Procesos modernos como la anestesia evitan, por completo, el sufrimiento del pato en su muerte.

Este sitio utiliza cookies. Si sigue navegando consideraremos que está aceptando su uso. Más información sobre las cookies